martes, 31 de enero de 2017

Una ojeada a enero

Empezar el año me pesa. Mucho tiene que ver enero y que mi subconsciente siga viéndolo como el mes oscuro y trágico cuyo fin siempre ando deseando. Tampoco me adapto al frío, voy acumulando sobre mí capas y capas para mantenerlo lejos y en un descuido el resfriado, ese dolor helado que se agarra tan al interior, me quiebra una semana. Aún así, pese a mi perenne rechazo al mes del dios Jano (Numa Pompilio, gracias siempre por imponernos el más estúpido de los doce que completan el año), voy a compilar lo bueno que también ha dejado.

Revolución. Quizás esa sea la palabra. Revolución de mil maneras: tenaz, silenciosa, enérgica, femenina.

- He leído:

En el trabajo sigo con Tagore en las barrancas de San Isidro de Victoria Ocampo, deliciosa narración del viaje que el poeta indio hizo en 1924 a Buenos Aires y contado por una de las mejores voces de la narrativa argentina. Hay fragmentos tan visuales que no dejo de volver a releer. No me importa que la lectura de un libro se alargue en el tiempo cuando es tan enriquecedora.

En casa el tiempo se me esfuma.

- He visto:

En el cine vimos Passengers o lo que es lo mismo, una comedia romántica que se desarrolla en el espacio y no en Central Park.

En casa Pulp Fiction. Tampoco me importó nunca no haber visto antes películas increíbles. A veces, simplemente, no había llegado el momento. Es genial. Me encanta disfrutar por primera vez de una película que se ha convertido, como ésta después de 25 años de su estreno, en un auténtico clásico. Inexplicables razonamientos los míos.

Queda pendiente La la land. Amor y odio de la mano alrededor de esta otra.

- He disfrutado:


Del sol, siempre que he podido. De mi familia. De mis amigas.
Nos hemos reunido las primas y hemos creado un planning de visitas que no sé si acabaremos cumpliendo, pero nos reímos mucho y eso cuenta.
He disfrutado, cada día, de nosotros.

- He cocinado:



Unas habicholillas con anchoas y vinagreta de mostaza que no sé de dónde saqué:

Las habicholillas se cuecen limpias y cortadas en juliana en una cacerola con abundante agua con sal durante 10 minutos. Las escurrimos y reservamos. En un bol, batimos vino blanco con la mostaza, aceite de oliva y vinagre. Añadimos el zumo de medio limón y una cebolleta fresca picada; mezclamos bien. Agregamos después sal, pimienta y una pizca de azúcar. Picamos por encima las anchoas y un huevo duro. Rociamos con la vinagreta de mostaza.

Estos garbanzos con guisantes y bacon que españolicé eliminando el yogur y añadiendo ajo picado al principio y un poco de pimentón de la vera al final.

(la foto la tomé durante el aperitivo de un sábado).

- Me he emocionado:

Sobre todo, con las protestas de la calle, con los movimientos que se produjeron el día después en tantos y tantos sitios en cualquier parte del mundo.

- Me he inspirado:


En los pósters de la revolución y en los eslóganes que se han coreado. Aquí pueden verse y descargarse muchos. Aquí, algunos más.

En Pulp Fiction y su espectacular banda sonora.

- He creado:

Suena ambicioso, pero ahí estoy, codeándome con las grandes creativas de la web. Inspirándome en todo lo anterior, hice un póster para colocar sobre nuestra cama... aún sin imprimir, pero estoy deseando hacerlo para mostrarlo en foto.


Lo que sí hice fue colgar ese otro eslógan, el famoso "War is over" de John Lennon & Yoko Ono. Conté la historia del verso en mi cuenta de instagram, pásate a conocerla si aún no la conoces. El póster puedes descargarlo en 100 idiomas diferentes en la página de Yoko Ono.

Por otro lado, familiarizándome con el tricot a dos agujas (lo del crochet es otra historia), tengo entre manos un cuello de lana ultra suave que estoy deseando acabar para estrenar.

- Estoy deseando:



Que llegue el buen tiempo, los días en los que patear Córdoba y perderse para descubrir más rincones ocultos. Esa es la entrada del Palacio de los Marqueses del Carpio, en la calle de San Fernando. Tomé la foto este sábado, el único día de Enero que pudimos salir a pasear por fin.

Ver el documental de Penélopes, guardianas de la memoria.

Empezar esta mantita de lana de Purl Soho, ahora que el invierno empieza a escurrirse de las manos..

No hay comentarios:

Publicar un comentario